martes, 15 de abril de 2008

La Peste del Patriotismo


La Peste del Patriotismo
(Compilación de Citas)



En nombre del patriotismo te ordenan dejar de ser tú mismo, suspender tu propio juicio y entregar tu vida, convertirte en una ruedecilla sin voluntad en una máquina asesina, obedeciendo ciegamente la orden de matar, de saquear y de destruir, abandonar a tu padre y a tu madre, a tu mujer y a tu hijo, y a todo lo que amas, y comenzar a matar a tus prójimos que nunca te hicieron daño alguno, los cuales son exactamente tan desgraciados y tan víctimas engañadas por sus amos como lo eres tú por los tuyos.

Con toda verdad dijo Carlyle que «el patriotismo es el refugio de los canallas».
Alexander Berkman

No pudiendo la cuestión social encontrar su solución definitiva y real sino en la base de la solidaridad internacional de los trabajadores de todos los países, la Alianza rehúsa toda marcha fundada sobre el llamado patriotismo y sobre la rivalidad de las naciones.
4º Punto del programa de la Alianza de la Democracia Socialista

El patriotismo no puede ser otra cosa que una funesta regresión desde todos los puntos de vista. Es preciso ser inocente entre los inocentes para ignorar que el catecismo del ciudadano, predicando el amor de la patria para servir el conjunto de los intereses y los privilegios de las clases directoras, no hace sino fomentar el odio de nación a nación entre los débiles y los desheredados. Con la palabra patriotismo y los comentarios modernos con que se la adorna, se encubren las viejas prácticas de servil obediencia a la voluntad de un jefe y la abdicación completa del individuo frente a las gentes que detentan el poder, sirviéndose de la nación como fuerza ciega.
Eliseo Reclús

Hemos predicado siempre que los trabajadores de todos los países son hermanos, y que el enemigo –el “extranjero”– es el explotador, haya nacido cerca de nosotros o en un país lejano, hable nuestra misma lengua o cualquier otra. Siempre hemos elegido a nuestros amigos, a nuestros camaradas de armas y también a nuestros enemigos en razón de las ideas que profesan y de la posición que ocupan en la lucha social, y nunca por razones de raza o de nacionalidad. Siempre hemos luchado contra el patriotismo, que es una supervivencia del pasado y sirve muy bien a los intereses de los opresores, y nos hemos sentido orgullosos de ser internacionalistas, no sólo en las palabras sino también por la profundidad de los sentimientos de nuestra alma.
Errico Malatesta

Para nosotros, las rivalidades y odios nacionales se cuentan entre los mejores medios de que disponen los señores para perpetuar la esclavitud de los trabajadores, y debemos oponernos a ellas con toda nuestra fuerza. Y otro tanto ocurre con el derecho de las pequeñas nacionalidades a preservar, por ejemplo, su lenguaje y costumbres, que es simplemente una cuestión de libertad y sólo encontrará una solución real y final cuando, una vez destruidos los estados, cada grupo humano, más aun, cada individuo, tenga derecho a asociarse con cualquier otro grupo y a separarse de él.
Errico Malatesta

Es posible que los acontecimientos actuales hayan demostrado que los sentimientos nacionales están más vivos, mientras los sentimientos de fraternidad internacional están menos enraizados de lo que pensábamos; pero ésta sería una razón más para intensificar, no para abandonar, nuestra propaganda antipatriótica.
Errico Malatesta

Antaño se me pedía que anulase mi razón y matase a mi prójimo por la gloria de no sé que Dios extraño y exterior a mí, o por la gloria del rey. Hoy se me piden los mismos sacrificios abominables por el honor de la patria. Mañana se exigirán acaso por el honor de la raza, del color o de una parte del mundo.
Han Ryner

Un buen patriota, por ejemplo, lleva su ofrenda al altar de la patria, y que la patria sea una pura idea no ofrece duda alguna, porque no hay ni patria ni patriotismo para los animales o para los niños, carentes todavía de Espíritu. Quien no dé muestras de patriotismo, aparece frente a la patria como egoísta.
Max Stirner

Todo aquel que desee sinceramente la paz y la justicia internacional, debe renunciar definitivamente a lo que es llamado “la gloria, el poder y la grandeza de la patria”, debe renunciar a todos los intereses vanos y egoístas del patriotismo.
Mijaíl Bakunin

El patriotismo es un egoísmo en masa
Mijaíl Bakunin

Sería capaz de sacrificar mi patria en arras de la justicia, si me viera obligado a escoger entre la una y la otra.
Pierre Joseph Proudhon

El sociólogo, si quiere ser verdaderamente tal, debe sentirse ciudadano del mundo y afrontar el gran problema moderno -que no agita solamente esta o aquella nación- con entendimientos de universalidad y con el corazón lleno de amor para todos los desheredados de la tierra, que es la única patria lógica de la especie humana; debe dirigir la mirada hacia los horizontes nuevos que no restringen el campo de las batallas redentoras en el circulo angosto de los Alpes y del mar; debe comprender que la religión antihumana del patriotismo quedará vencida por la fe grandiosa en la solidaridad de todos los hombres y de todos los pueblos; debe, en fin, convencerse de que querer reducir a un vacio doctrinarismo unilateral o político-nacional el estudio y la solución de un problema tan evidentemente complejo e internacional como es la cuestión social, significa que se entiende de un modo infinitamente pequeño, lo que, por su naturaleza, es infinitamente grande.
Pietro Gori

¿Dónde está la patria para los obreros patrióticamente explotados por los patronos hasta el día que quedan inútiles para el trabajo y les dan con la puerta de la fábrica en las propias narices, quedando sin trabajo y sin alimento para nutrir su organismo? ¿Dónde está la patria para el miserable campesino, lanzado por el hambre, obligado a abandonar la tierra que lo vio nacer para ir a vivir al otro lado del Océano, creyendo encontrar amos más humanos que sus “queridos” compatriotas? Estos compatriotas generosos. ¡No hay deberes donde no existen derechos! ¿Qué derechos tiene el proletariado en su patria si no es el honor de defender la tierra que él sólo cultivó e hizo producir y que sólo los ricos consumen?

Los gobiernos y los negreros capitalistas, para mejor dominar, se afanan en suscitar odios fratricidas entre los pueblos, por la llamada dignidad de la bandera, o por fútiles cuestiones de nacionalidad. Y el pueblo nunca comprende este juego insidioso que con su sangre hacen todos los potentados y patrioteros. Los trabajadores empiezan ya a comprender que sus enemigos no están más allá de esta o de aquella frontera, sino que están en todos los países, en todas las patrias; gobernantes y patronos, prepotentes y parásitos, que extienden de un lado al otro del mundo la camorra policíaca-capitalista, que explota, desangra y oprime la mayor y mejor parte del género humano.
Pietro Gori

Uno de los principios esenciales de la justicia política es diametralmente opuesto al que patriotas e impostores han propiciado de consuno. Amad a la patria. Sumergid la existencia personal de los individuos dentro del ser colectivo. Procurad la riqueza, la prosperidad y la gloria de la nación, sacrificando, si fuera menester, el bienestar de los individuos que la integran.
William Godwin